¿Quién es quién en la cadena logística?

¿Quién es quién en la cadena logística?

La logística, según la define la guía sobre la materia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es el conjunto “de actividades y procesos necesarios para asegurar la entrega de mercancía a su cliente final” e involucra “el proceso de transportar los bienes desde el lugar de su producción hasta el punto en que el producto es comercializado o entregado al consumidor final”.

Visto así, la logística incluye procesos como planificación de volúmenes, así como de la red de orígenes y destinos (flujos de carga); consolidación y desconsolidación; almacenaje; organización del transporte; e inspección y pago de aduanas; entre otros. Parece complejo, pero en realidad este manejo especializado de mercancías ha garantizado que lleguen a su destinatario a lo largo de las últimas décadas.

Para Luis Fernando Cabrera, Secretario General de Puerto de Barranquilla, hablar de los actores de la cadena logística implica “remitirse al esquema básico de comercio internacional que presupone la producción de un bien y su adquisición al final”. Partiendo de esta premisa pueden identificarse los siguientes actores de la cadena logística portuaria, atendiendo la siguiente división:

  1. 1. Según la propiedad de las mercancías: existe el Importador, el exportador, y el consignatario o destinatario.
  2. 2. Según el transporte: el armador, el agente naviero, el agente marítimo, empresas de transporte terrestre, o fluvial.
  3. 3. Según la autoridad: la DIAN, la Superintendencia de Transportes, ICA, Invima y la Policía Antinarcóticos.
  4. 4. Según lugar de entrada y salida de mercancía: terminales portuarias habilitadas para comercio exterior y terminales portuarias no habilitadas para comercio exterior (o puertos de cabotaje).

El importador es la persona natural o jurídica que ingresa al país un producto fabricado en el extranjero. El exportador en cambio, es la persona natural o jurídica que envía un producto de origen colombiano fuera del Territorio Aduanero Nacional.

Por su parte el consignatario o destinatario, es la persona natural o jurídica a quien un vendedor del exterior remite el producto que adquiere estableciéndose tal calidad en el documento denominado conocimiento de embarque (Bill of Landing en inglés o BL).

Frente al transporte existen también varios actores: el armador, es la persona natural o jurídica que funge como propietario del buque o motonave y tiene la facultad de nombrar al capitán del mismo. El agente naviero, por su parte, es quien representa al armador y al buque en tierra firme y ante el puerto para la atención de las de la nave y su tripulación.

El agente de aduanas es la empresa contratada por el usuario aduanero – ya sea importador o exportador – para que, por un lado, lo represente ante las autoridades aduaneras locales y por el otro, asesore en materia de trámites, procedimientos y en general frente al desarrollo de la operación de comercio exterior. Los transportadores, en general, son empresas autorizadas por el Estado para prestar el servicio de transporte de carga utilizando los nodos terrestre, marítimo, fluvial, aéreo o carretero.

Refiriéndonos a las autoridades, la DIAN es la principal autoridad del comercio exterior. Esta entidad es la encargada de velar por el cumplimiento de los requisitos exigidos por la ley para importar y exportar productos por los puertos de llegada/salida del país.

Por último, en cuanto a comercio exterior marítimo, uno de los eslabones más importantes de la cadena son los terminales portuarios –mal llamados puertos– una infraestructura que se destina al transporte de pasajeros y de mercancías que se importan o exportan para su comercialización. La acepción de puerto corresponde a la circunscripción geográfica donde se ubican los terminales. De hecho, Barranquilla es una ciudad puerto.

Jorge García, de Puerto de Barranquilla, expuso linealmente cómo se integran los diferentes actores en un movimiento de carga marítima. “Una vez el vendedor ha ubicado la naviera y el destino portuario más adecuado para su carga, procede a hacer una reserva en esa compañía marítima y le asigna un contenedor, ya sea este de 20 o de 40 pies, en el caso de la carga contenerizada”.

Es en ese momento que el cliente procede a contactar a una agencia de aduanas, que a su vez contacta a un transportador para que realice el retiro de un contenedor vacío y lo lleve hasta sus instalaciones. “Ese mismo agente debe tener un poder amplio y suficiente para representar a su cliente ante la aduana y el puerto, y se encarga de los trámites y de la trazabilidad del contenedor”.

El Puerto de Barranquilla, le ofrece la opción a sus clientes de acceder a los servicios de plataforma logística, gracias a los cuales el cliente trae su carga suelta y hace el llenado en las instalaciones de la terminal, al tiempo que efectúa la inspección antinarcóticos y se ahorra un paso de la cadena. Una vez entra el contenedor cargado, pasa el módulo de llenos de la línea marítima y está listo para ser exportado.