Inicio ExpertosEnLogistica Cítricos de exportación: ¿Cómo llegar a mercados del exterior?

Cítricos de exportación: ¿Cómo llegar a mercados del exterior?

El TLC de Colombia con Estados Unidos fue el punto de partida para el despegue de las exportaciones colombianas agropecuarias hacia ese destino. En 2012, año de entrada en vigencia de este acuerdo comercial, por primera vez se presentó un superávit de 1.309 millones de dólares –según el ICA– en este mercado, marcando una pauta en la que usualmente había más protagonismo para los productos manufacturados y minero-energéticos.

Ya en 2020 ese país norteamericano concentró el 53% de las exportaciones colombianas no mineras, por un valor de 4.815 millones de dólares, lo que lo consolidó como uno de los mayores importadores de agroalimentos elaborados en nuestro país.

En gran parte ese fue el potencial que vio el colombiano José González Lasso a la hora de crear Cattleya Fruits, una comercializadora de frutas especializada en cítricos, y a su firma hermana, Yura Foods, con sede en Miami. El empresario entendió que más allá de identificar mercados y asegurar la sostenibilidad de sus nuevos clientes, era además necesario controlar la cadena logística.

Esta estrategia busca garantizar que los productos exportados de Colombia a EE.UU. sean suficientemente rentables para los agricultores nacionales. El empresario maneja desde las condiciones del cultivo, el embarque, la recepción en el destino de llegada y la distribución al comprador. Si este, por cualquier razón, no lo recibe, rápidamente tiene la posibilidad de despacharlo a otro cliente.

“Todo nació porque yo exporto ñame. Siempre le vendí a un importador acá en EE.UU. y, lastimosamente, sufrimos porque el cliente final, que recibe el producto, da también las pautas de los precios de compra, que no siempre son equilibrados para el proveedor. Este esquema nos obligaba a cargarle el excedente a los agricultores colombianos”, afirmó.

Exportaciones dinámicas
Según la Encuesta Nacional Agropecuaria del DANE, el número de hectáreas destinadas para la siembra de frutas en Colombia para 2019 era de 319.672, el 11,2% del área cultivable del país. Sólo en frutas frescas, se  exportaron  617 millones de toneladas entre 2019 y 2021, siendo los Países Bajos el mayor receptor, con 297 millones de toneladas importadas.

En el período enero-abril del presente año, las exportaciones de frutas al exterior crecieron 27,5% frente a 2020, representadas en 37,8 millones de dólares en ventas, según información compilada por Procolombia. De ese total, el 84,9% de las ventas fueron a parar a Europa, con un aumento del 29,7% de sus compras.

De 2014 a 2018, según el Ministerio de Agricultura, Colombia pasó de exportar cítricos de 13 a 22 mercados internacionales. Los mayores compradores en volumen son Estados Unidos con la lima Tahití (24,5% de participación en 2018) y Ecuador con la naranja (59,9%).

La lima Tahití pasó de exportar 8.193 toneladas en 2016, a 18.789 en 2019, con un pico de 19.510 toneladas exportadas en 2018. El monto vendido ascendió de 7,4 millones de dólares en 2016, a 21 millones en 2019, pasando por un máximo de 23,7 millones en 2018. La naranja también aumentó sus ventas, pasando de 8.211 toneladas exportadas en 2016, a 11.093 al cierre de 2019, representado en una evolución de 1,5 a 4,9 millones de dólares en ventas.

Entretanto, la producción anual de cítricos en Colombia –según el ICA– ronda los 1,2 millones de toneladas para 2020. Por cada hectárea se generan dos empleos directos y tres indirectos, que suben a seis en época de cosecha. Cada año se usa un promedio de 97.000 hectáreas de tierra cultivable en estos productos, señaló Asohofrucol.

Oportunidades
González Lasso recomienda a los empresarios interesados en exportar cítricos desde Colombia hacia cualquier destino identificar de antemano factores los nichos de mercado en el exterior, los hábitos de consumo del producto en el destino, los comportamientos de los mercados que pueden afectar a competidores potenciales, como las estaciones, la perdurabilidad en tránsitos largos, los requisitos fitosanitarios, o los usos derivados, como jugos o aderezos.

Todo lo anterior, con la finalidad de aprovechar al 100% la producción. Sobre los cítricos dulces que se exportan desde Colombia hacia mercados como Estados Unidos, Sudamérica, Europa o las islas del Caribe, para González, sobresalen la lima Tahití, la naranja y la toronja, cítricos cuyo potencial exportador es el que mayores oportunidades de negocio representa para los empresarios nacionales.

“La toronja es actualmente un producto revolucionario. No hay mucha producción en Colombia, porque el colombiano está acostumbrado a la naranja, pero en Estados Unidos sí es de alto consumo”, destacó el empresario, para quien si bien un mercado como el de Miami puede ser proveído por productores de California, los tránsitos desde allí son largos y costosos.

Son 3 o 4 días en tránsito interno, que es prácticamente lo que se demora un contenedor desde Colombia. En cuanto a costos de producción podríamos ser competitivos”, añadió, aunque aclaró que aún es necesario que el gremio de exportadores de toronja adapte la infraestructura para exportar, a la altura de productos que ya han ingresado con éxito al mercado de EE.UU., como el aguacate o el mango.

Sobre la naranja, es la fruta que mayor porcentaje de producción anual abarca, con 283.815 toneladas por año, lo que representa el 9,7% del total de la producción de fruta en el país, según cifras del DANE. Sobre éste cítrico, el empresario recalca que, si bien el mercado más apetecido es el de Estados Unidos, es necesario tener en cuenta que se trata de un país productor.

“La naranja de Colombia tiene una dificultad, ya que no es amarilla, sino verdosa. Esto hace que, en el mercado de EE.UU. el consumidor que la quiere llevar a su mesa piense que no está dulce, así lo esté”, manifestó González, quien recalcó que es clave que los empresarios segmenten la venta del producto hacia nichos como el procesamiento, comercialización y suministro de insumos alimentarios para hoteles, restaurantes y cafeterías que consumen jugo de naranja.

Sobre la lima Tahití, que se produce en los departamentos Santander, la región de Cauca-Nariño, Tolima, y, potencialmente, Quindío, difiere respecto a la lima producida en México, que se exporta al por mayor a los Estados Unidos, en aspectos como la jugosidad y el color.

Sin embargo, el invierno en el hemisferio norte (que causa bajos volúmenes de producción en México y puede alterar los precios en el mercado interno) hace que la lima colombiana sea apetecida por el mercado de EE.UU. en el primer semestre del año, además de la resistencia del producto frente a tránsitos largos.

Alternadamente, están los mercados del Caribe como Aruba, Curazao y las Antillas, en donde se aprovechan factores como la alta jugosidad de los cítricos colombianos. “La lima del Tolima tiene bastante zumo, y de hecho es una lima más orientada para exportar a las islas, ya que se suele utilizar para hacer coctelería. Lo que es Aruba, Curazao, San Martín, Guadalupe”, puntualizó el exportador.

Puerto cítrico
Tomás Torres, Jefe de Operaciones de la bodega de refrigeración del Puerto de Barranquilla, aseguró que para septiembre de 2021 fueron exportadas, principalmente a Estados Unidos 12,042 toneladas de cítricos por esta terminal, de las que 8.873 corresponden a limón, 3,069 a naranja, y 100 a mandarina, mediante 504 contenedores.

El ejecutivo de igual manera destacó que las instalaciones portuarias están preparadas para este tipo de carga delicada, que por cuestiones fitosanitarias debe permanecer confinada por 15 días. “La bodega refrigerada del Puerto de Barranquilla permite realizar esta estabilización de temperatura cuando el producto llega a puerta por arriba de 1,5 grados, sin que aumente”, recalcó Torres. También hizo una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de exportar esta familia de productos perecederos:

  • Productos potenciales para exportar: están la toronja, la lima Tahití, la piña (aunque no sea cítrico, pero hace parte de esa familia), y no solamente el mercado de Estados Unidos, sino el europeo y el de las islas del Caribe
  • Nichos de mercado: lo recomendado, desde el punto de vista comercial, es que los exportadores y agricultores de cítricos puedan identificar cuáles son los nichos de venta del producto. Así mismo, identificar tanto las deficiencias que hay en la estructura de producción de la fruta (como ocurre con la naranja que se cultiva en Colombia frente a la producida en EE.UU.)
  • Cadena de frío y requisitos fitosanitarios: la cadena de frío cuarentenario que exigen las normas fitosanitarias con relación a la naranja, el producto debe esperar por un período de 15 días en un proceso de cuarentena
  • Alistamiento: empacar el producto en las condiciones adecuadas, cajas de cartón, con estibas bien conformadas
  • Transporte interno: seleccionar una empresa de transporte de vehículos refrigerados que permita mantener la temperatura del producto desde el destino hasta la bodega refrigerada
  • Agente aduanero: Seleccionar agencia para realizar todos los trámites aduaneros que permita realizar la exportación ante las autoridades. Por último, una vez completados los trámites, programar la operación en el puerto